Scroll Top

Los 8 escándalos financieros más infames: Un repaso a los mayores fraudes, esquemas Ponzi y escándalos de la historia

Financial fraud, corporate scandal, investor protection, regulatory issues, accounting fraud

Por desgracia, los escándalos y fraudes financieros periódicos son un hecho en el mundo de los negocios y la inversión. Los inversores deben ser conscientes de que existen empresas y personas sin escrúpulos, y de que los escándalos financieros pueden hacer que los activos pierdan rápidamente su valor. Los siguientes escándalos financieros, que figuran entre los mayores de la historia, muestran cómo personas deshonestas pueden engañar a los inversores para beneficiarse a sí mismas.

Enron
WorldCom
Mississippi Bubble
El esquema Ponzi de Charles Ponzi
Bernie Madoff
Crisis financiera mundial de 2008
Wirecard
1MDB

– Enron

Entre los escándalos financieros relacionados con Wall Street, el de Enron es sin duda el más conocido. A finales de la década de 1990, Enron era una empresa de servicios energéticos de altos vuelos y una de las favoritas del mercado bursátil. Los accionistas podrían haber perdido hasta 74.000 millones de dólares cuando finalmente se hundió. Para inflar las ventas y ocultar las deudas, el Consejero Delegado, Jeff Skilling, y el Director Financiero, Andrew Fastow, emplearon diversas técnicas contables cuestionables. Como resultado, a pesar de tener deudas, la corporación dio la impresión de ser la más rentable de la historia. Enron pudo conseguir fácilmente financiación adicional para continuar con la artimaña gracias a la impresión de un balance saneado y unos ingresos considerables.

La mayor parte del fraude se llevó a cabo entre 1998 y 2001, cuando el precio de las acciones alcanzó un máximo de 90,56 dólares. El consejero delegado Ken Lay siguió dando a Skilling cada vez más poder durante este tiempo, que Skilling utilizó para alterar los registros financieros de la empresa. Al cambiar la metodología contable para utilizar precios de mercado, la corporación pudo inflar los valores de los activos y los ingresos. Luego, estos precios fueron falseados. También se ocultó deuda por valor de miles de millones de dólares a través de empresas fantasma de las Islas Caimán y se eliminó del balance. Después de que Lay fuera sustituido como consejero delegado por Skilling, el fraude se aceleró.

Cuando el engaño siguió su curso en 2001, la empresa quebró. Detuvieron a Ken Lay, Jeff Skilling y Andrew Fastow, entre otros. Fastow y Skilling fueron encarcelados durante seis y doce años, respectivamente. Antes de ser castigado, Ken Lay falleció. Además de la destrucción de Enron, la polémica también contribuyó a la muerte del auditor de Enron, Arthur Andersen. El auditor contribuyó al encubrimiento y no se percató de la fechoría financiera. La implicación de Arthur Andersen en el fraude provocó uno de los mayores escándalos contables de Estados Unidos hasta la fecha.

– WorldCom

WorldCom fue la segunda mayor empresa de telecomunicaciones de Estados Unidos en la década de 1990. Sin embargo, en 2002 la empresa quebró al descubrirse un amplio fraude contable. A medida que aumentaba la popularidad de los teléfonos móviles en la década de 1990, a las empresas de telecomunicaciones les iba bastante bien. Más tarde, cuando aumentó la presión sobre el sector, los ejecutivos de WorldCom empezaron a falsificar sus registros financieros. Para dar la idea de que el negocio seguía siendo rentable y en expansión, inflaron los ingresos y clasificaron los gastos como inversiones.

En su punto álgido, la empresa estaba valorada en 180.000 millones de dólares porque los inversores pensaban que las acciones seguían siendo una buena inversión. Esto indicaba que era una de las empresas más valiosas del mundo en aquel momento. El precio de las acciones cayó rápidamente de 60 a 1 dólar cuando los auditores descubrieron que los ingresos y beneficios se habían inflado hasta en 7.000 millones de dólares, y miles de trabajadores perdieron sus empleos. La empresa se declaró en quiebra y más tarde reapareció como MCI, una empresa reorganizada algo más pequeña. Más tarde, Verizon Communications compró MCI.

El consejero delegado de WorldCom, Bernhard Ebbers, fue condenado a 25 años de cárcel en 2006. Tras cumplir 15 años, fue puesto en libertad a principios de este año, y poco después falleció. El fraude de WorldCom, uno de los mayores escándalos empresariales de la historia, costó a los inversores unos 180.000 millones de dólares y provocó la pérdida de miles de puestos de trabajo.

– Mississippi Bubble

La burbuja del Mississippi fue uno de los primeros escándalos financieros de los que se tiene noticia. Un peculiar economista escocés, la economía francesa y uno de los primeros bancos en imprimir dinero protagonizaron una de las historias financieras más extrañas jamás contadas. Por alguna razón, John Law, un fugitivo de Inglaterra, fue elegido ministro de Finanzas de facto por el duque de Orleans, que ejercía de regente en Francia.

La deuda había arruinado la economía francesa, y Law recibió el poder para intentar repararla. Buscó varias alternativas, una de las cuales era crear monopolios bajo control estatal que aportaran dinero al gobierno. Otra era establecer un nuevo banco que imprimiera papel moneda, algo todavía novedoso en aquella época. La Compañía del Mississippi, que agruparía las empresas comerciales de Luisiana en una sola organización, fue uno de los monopolios que creó Law.

A pesar de que Law podía emitir 50.000 acciones, los inversores sólo tenían que hacer un pago inicial equivalente al 15% del precio de la acción. Law pudo emitir 300.000 acciones más porque los inversores se apresuraron a comprarlas. El precio de las acciones pasó de 500 a 10.000 libras en cuestión de meses. Law pudo prestar al gobierno francés suficiente dinero para pagar la deuda del país gracias a la cantidad de dinero que consiguió recaudar.

El problema era que el banco de Law tenía que imprimir más dinero, ya que los inversores necesitaban mucho efectivo para comprar las acciones. Law intentó desinflar tanto la moneda como el precio de las acciones de forma regulada tras darse cuenta de que ambos estaban sobrevalorados. Lamentablemente, esto provocó un frenesí de ventas en el que los inversores intentaron vender sus acciones y luego convertir el dinero en oro. Al final, el negocio fracasó y las acciones y el franco francés perdieron todo su valor. A raíz del revuelo generalizado, Law, que ya había sido despedido, se vio obligado a abandonar París y esconderse.

– La estafa de Charles Ponzi

La estafa de Charles Ponzi no fue en absoluto el mayor escándalo financiero, ni siquiera el primero. En realidad, Ponzi tenía un historial de estafas incluso antes de la estafa que le hizo famoso. Pero como fue un asunto tan importante en su momento, es importante señalar que algunos tipos de estafas piramidales se reconocen ahora como estafas de Ponzi. Ponzi ideó un esquema de intercambio de cupones de respuesta mundial en 1919. (IRC). Estos cupones se pueden utilizar para comprar sellos de correos. Pensó que era posible comprar IRC con descuento en Europa y luego canjearlos por su valor nominal en Estados Unidos. Para atraer a los inversores, ofreció una garantía de devolución del 100% en 90 días.

El plan no tardó en cobrar fuerza y no le costó reunir más dinero. Llegó a recaudar hasta un millón de dólares al día. Pero en realidad, el plan creció tanto que ya no era manejable. Sin embargo, Ponzi descubrió que podía simplemente pagar los rendimientos prometidos a los inversores de los nuevos inversores, y esa mayoría lo hizo a pesar de todo. De hecho, la técnica le estaba reportando tanto dinero que podía permitirse vivir la gran vida. Sin embargo, el plan quedó al descubierto al cabo de un año, cuando los inversores exigieron la devolución de su dinero a raíz de varios artículos publicados en el Boston Post.

Ponzi acabó cumpliendo condena en la cárcel, pero sorprendentemente, en cuanto fue puesto en libertad, inició otra estafa. La mayoría de los países prohíben las estafas piramidales y ponzi. Son comparables en el sentido de que ambas son insostenibles y pagan los beneficios de los inversores con dinero de nuevos inversores. Una estafa piramidal anima a cada inversor a traer nuevos inversores, pero una estafa Ponzi depende de un operador central para encontrar inversores.

– Bernadette Madoff

En 2008, el negocio de fondos de cobertura de Bernie Madoff se reveló como un esquema Ponzi masivo y otra estafa de Wall Street. Esta historia difiere de otras en que los inversores ricos y los gestores de fondos, no la gente común, cayeron en la estafa y perdieron dinero. En sus fondos de cobertura, Madoff declaró rendimientos extraordinarios pero ficticios. Supuestamente invirtió en acciones de primera fila antes de cubrir su cartera mediante la compra de contratos de opciones sobre el S&P 500.

Tenía un flujo constante de dinero nuevo en sus fondos, ya que parecían producir rendimientos constantes sin volatilidad. Pudo mantener la ilusión durante mucho tiempo porque muy pocos inversores retiraron realmente su dinero. Tras la crisis financiera mundial de 2008, se hizo evidente que la farsa iba a llegar a su fin. Madoff fue denunciado a la SEC por sus propios hijos. A pesar de que el dinero nunca estuvo realmente allí en primer lugar, los inversores perdieron un total de 64.000 millones de dólares. Al final, Madoff fue condenado a 150 años de prisión.

No está claro cuándo exactamente el negocio de Madoff pasó de ser una empresa respetable a una estafa Ponzi. Según algunos, la estafa comenzó en la década de 1980, lo que significa que el hombre dirigió el esquema hasta 20 años. Mucho antes de que el fondo se desplomara, consultores financieros y operadores también levantaron señales rojas, pero la SEC desoyó sus consejos. También parece que algunos inversores se mostraron codiciosos a pesar de saber que las recompensas eran demasiado buenas para ser ciertas.

– Crisis financiera mundial de 2008

Las crisis económicas como la Gran Crisis Financiera de 2008 no suelen considerarse escándalos financieros. Sin embargo, entre las diversas causas de la crisis se incluye una vasta lista de comportamientos poco éticos, conflictos de intereses y fraudes empresariales. Para empezar, los emisores pagaron a las empresas de calificación para que asignaran calificaciones crediticias de grado de inversión a instrumentos excesivamente peligrosos. Como las organizaciones de calificación tenían un incentivo financiero para ignorar el riesgo subyacente de una inversión, esto creaba un conflicto de intereses.

Luego, para aumentar la probabilidad de que sus solicitudes de hipotecas fueran aceptadas, los originadores de hipotecas instaron a los compradores de viviendas a exagerar sus ingresos y activos. Para vender hipotecas, también empleaban técnicas de venta agresivas. Más tarde, se descubrió que los bancos estaban ejecutando indebidamente las hipotecas. Los bancos ofrecían a los inversores valores que sabían muy bien que eran muy peligrosos. En algunos casos, los bancos ofrecían a los gestores de fondos los mismos valores que vendían en corto. Para ayudar a los fondos de cobertura a apostar contra el mercado hipotecario, los bancos también desarrollaron productos sintéticos.

Lehman Brothers, que se declaró en quiebra tras no poder recibir un rescate, fue una de las principales causas de la crisis. Un planteamiento extremadamente cuestionable a la hora de fijar el precio de los acuerdos de recompra en el balance del banco fue uno de los elementos que condujeron a su desaparición. Pudieron utilizar los acuerdos de recompra para ocultar el verdadero nivel de su apalancamiento y deuda debido a un fallo en la norma contable.

Como todos sabemos, la crisis provocó un importante desplome bursátil y una recesión debido a estas empresas poco éticas. La mayoría de la gente considera que la CFG fue un cisne negro. Sin embargo, hubo varias señales de advertencia de inversión y banderas rojas para aquellos que mantuvieron un ojo atento a las cosas.

– Wirecard

Uno de los peores escándalos financieros de Europa ha surgido a raíz del robo recientemente descubierto en Wirecard. Wirecard, una de las mayores empresas de tecnología financiera de la historia, que formaba parte del principal índice bursátil de Alemania, se hundió en junio de este año. En realidad, el fraude de Wirecard era increíblemente sencillo. Una empresa llamada Wirecard gestionaba el procesamiento de pagos para minoristas. En varios países, Wirecard subcontrataba el procesamiento de estos pagos a empresas subsidiarias. Posteriormente, la empresa empezó a declarar ingresos ficticios procedentes de estas empresas, que acabaron constituyendo la mayor parte de los beneficios de Wirecard.

Cuando analistas, inversores y periodistas preguntaron por qué las filiales no generaban ningún flujo de caja, Wirecard respondió que todo el dinero estaba depositado en las cuentas de las filiales. Esto implicaba que el dinero estaba en la misma cuenta que se utilizaba para gestionar los pagos, lo que hacía imposible refutarlo. Cuando múltiples denunciantes y los medios de comunicación afirmaron que los ingresos no existían, Wirecard acusó a los vendedores en corto de intentar influir en el precio de las acciones. Incluso presentaron una demanda contra el Financial Times, lo que llevó a las autoridades alemanas a investigar a los periodistas y no a la publicación. Cuando los escándalos financieros incluyen a empresas que cotizan en bolsa, este patrón es cada vez más habitual.

Los vendedores en corto y los fondos de cobertura son acusados con frecuencia de intentar manipular el precio de las acciones por parte de la dirección de la empresa. Los reguladores suelen apoyar a la empresa porque les preocupa el impacto que los escándalos financieros puedan tener en la confianza de los inversores. La hoja financiera tenía un agujero, que se acabó demostrando cuando se pidió a KPMG que lo investigara. Al final, resultó que no había activos líquidos por valor de unos 2.000 millones de dólares. El precio de las acciones cayó de 100 a 0 euros en cuestión de días. Wirecard, valorada en su día en 28.000 millones de dólares, está actualmente en quiebra. Esto lo convierte en uno de los mayores casos de fraude financiero tanto en Alemania como en Europa.

– 1MDB

En 2009 comenzó uno de los mayores escándalos financieros de Asia, que aún se está investigando. Goldman Sachs, que en aquel momento era primer ministro de Malasia, y la taquillera película protagonizada por Leonardo DiCaprio están implicados en el caso 1Malaysia Development Berhad (1MDB). El cerebro del fraude, un joven banquero llamado Jho Low, está actualmente en busca y captura a escala mundial. Najib Razak, el primer ministro de Malasia, estableció 1MDB como una empresa de desarrollo estratégico propiedad del gobierno en 2009.

Los objetivos del fondo incluían la inversión ESG y el apoyo a iniciativas que expandieran la economía de Malasia. El fondo comenzó entonces a crear empresas y asociaciones conjuntas con objetivos concretos. La empresa creadora de la popular película “El lobo de Wall Street” fue una de las inversiones. Goldman Sachs ayudó a 1MDB a recaudar 6.500 millones de dólares mediante la venta de bonos en 2012 y 2013. Pero tras incumplir dos pagos del préstamo, se descubrió que se habían transferido 700 millones de dólares de fondos de la empresa a la cuenta bancaria de Razak. Tras el desarrollo del escándalo, el partido de Razak experimentó su primer vacío de poder en décadas, y él y sus partidarios hicieron un intento de abandonar la nación.

Desde entonces, ha salido a la luz que importantes funcionarios podrían haber malversado hasta 4.500 millones de dólares. Enviando dinero de un lado a otro a través de una intrincada red de empresas pantalla, los delincuentes pudieron ocultar sus huellas. Las investigaciones siguen su curso, pero es obvio que miles de millones se esfumaron y sirvieron para pagar el extravagante estilo de vida de Jho Low, así como para comprar joyas y un superyate. Todos los protagonistas de la historia han mantenido su inocencia y se han culpado unos a otros. Sin embargo, por su participación en el fraude, Goldman Sachs llegó a un acuerdo con el gobierno malasio por valor de 3.900 millones de dólares.

Los mayores escándalos financieros de la historia, en conclusión

Por mucha investigación fundamental que realice para ayudarle en la selección de valores, de vez en cuando podría encontrarse invertido en una empresa en el centro de un escándalo financiero. Los escándalos empresariales pueden dar señales de alarma, pero también pueden aparecer de la nada. Lo mejor que puede hacer es gestionar adecuadamente el riesgo de la cartera, además de estar atento a los indicadores de alerta. La mejor manera de lograrlo es mediante una asignación diversificada de activos entre numerosas inversiones y clases de activos.

Traducción del inglés, el artículo original puede encontrarse aquí: The Top 8 Most Infamous Financial Scandals: A Look at the Biggest Frauds, Ponzi Schemes, and Scandals in History

Dejar un comentario